¿Qué hay que llevar en el maletero del coche?

El gran puzle normativo de Tráfico ha vuelto a cambiar algunas de sus fichas. Las modificaciones afectan al Reglamento General de Vehículos e introducen varias novedades en el capítulo de accesorios y recambios que son obligatorios. Así, no llevar luces de repuesto deja de ser motivo de sanción mientras que el chaleco reflectante pasa a ser una imposición. Hasta ahora la ley solo establecía que tenían que ponérselo los conductores que se bajaran del vehículo y ocuparan la calzada o el arcén en vías interurbanas. Ahora, el texto recoge el deber de tener siempre a mano una de estas prendas de alta visibilidad. «La Guardia Civil ya puede exigirla al hacer un control, igual que ocurre con los triángulos», apunta Mario Arnaldo, presidente de la organización Automovilistas Europeos Asociados (AEA).70114003
No es la única reforma llamativa. Desde el pasado 23 de julio una orden ministerial establece que los particulares podrán colocar voluntariamente un rotativo destellante en el techo de su vehículo en caso de accidente o avería en la carretera.
El objetivo de esta medida es avisar a los demás conductores de la situación para evitar siniestros por falta de visibilidad. «Un coche parado es un obstáculo peligrosísimo y lo que se pretende con esta luz es reforzar las advertencias a otros usuarios», añade el responsable de AEA al tiempo que precisa que el dispositivo sí es obligatorio para aquellos vehículos que desempeñan un trabajo, en situación de parada o estacionamiento, o circulan a una velocidad que no supere los 40 kilómetros por hora, «como tractores o servicios de mantenimiento», ilustra Arnaldo.
 
Ruedas de repuesto
Este cambio normativo reciente se suma al que ya entró en vigor a principios de año, en concreto el 24 de enero, y suprime la obligación de tener un juego de lámparas de luces de repuesto, dadas las complicaciones que entrañan los nuevos dispositivo de alumbrado que solo pueden manipularse en talleres autorizados. Por contra, sigue siendo obligatorio llevar dos dispositivos portátiles de preseñalización (triángulos), una rueda completa de recambio, una de uso temporal (con las herramientas necesarias para cambiarla), o bien un sistema alternativo que ofrezca suficientes garantías para la movilidad del vehículo. En estos casos se circulará respetando las limitaciones propias de cada dispositivo.
También con ánimo de mejorar la visibilidad en la carretera, los vehículos de un largo superior a doce metros y los pesados de más de 7,5 toneladas deberán señalizar su contorno así como sus remolques y las cargas que transporten. De este modo, deberán llevar unas franjas reflectantes de cinco centímetros de color blanco o amarillo (rojo en la parte trasera). Dichas señales, ahora voluntarias, serán obligatorias para los vehículos que se matriculen a partir del 10 de julio de 2011.
Y otro cambio: los conductores que estén al corriente del pago del impuesto de circulación no deberán acreditarlo cuando realicen trámites relacionados con el vehículo, de acuerdo con una resolución de la Dirección General de Tráfico (DGT) publicada el pasado 23 de julio en el Boletín Oficial del Estado (BOE). La normativa se hará efectiva a partir del 1 de enero del 2011.