TICs como estrategia para combatir el cambio climático

EICTA Asociación que representa a la industria europea de comunicación e información digital, y al que  que recambios viaweb pertenece a través de confianza on line, ha publicado un informe bajo el título de “Alta tecnología, bajo consumo de CO2”, en el que se afirma que las TICs pueden ayudar a conseguir los objetivos europeos respecto del cambio climático.

imagen ticLa tecnología digital es relativamente nueva, pero se desarrolla a gran velocidad. Hay dos soluciones interdependientes, según EICTA, al problema de las emisiones de CO2: 1) la innovación en los productos que se fabrican y 2) el uso inteligente de la tecnología digital por parte de los consumidores, las empresas y los gobiernos.

El informe destaca la necesidad de un uso eficiente de la energía para luchar contra los grandes problemas medioambientales: el cambio climático, degradación de los recursos y la contaminación.

A su vez, el informe enumera las nuevas tecnologías de análisis y gestión de procesos, las aplicaciones logísticas, los sistemas inteligentes de transporte y viabilidad, los edificios inteligentes, la virtualización de procesos de todo tipo, el teletrabajo, la telefonía móvil, la videoconferencia, el papel electrónico, los libros electrónicos, comercio electrónico, etc.

Además, el mencionado informe identifica más de 25 tecnologías diferentes aplicadas por diferentes sectores de la economía para mejorar los actuales procesos de producción y de gestión, o que posibilitan nuevas formas de trabajo o que transforman nuestras actividades diarias.

Se trata de identificar las tecnologías de bajo consumo más adecuadas, desarrollarlas rápidamente y aplicarlas eficientemente cuanto antes para conseguir una reducción del consumo de energía y de las emisiones de CO2.

La Comisión Europea en el paquete de medidas integradas sobre la energía y el cambio climático para reducir las emisiones en el siglo XXI de enero de 2008 considera que si se alcanza un acuerdo internacional sobre el marco posterior a 2012, podrá llegarse a reducir en un 30% las emisiones de los países desarrollados en 2020.

En este mismo sentido, surge del documento que la estrategia europea de respuesta al cambio climático debe buscarse en las nuevas tecnologías, en la innovación y en la eficiencia en el consumo de la energía.